search

Una lápida son cuatro costados, bien sean vacíos o llenos, dadivosos o estériles

Erabiltzailearen balorazioa: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

 4

mundua
 euskaraz1
catala1
portugues
français

Una lápida son cuatro costados, bien sean vacíos o llenos, dadivosos o estériles. Una estela es una cabeza, una vida lograda, una cabeza recogida, redonda Escindidos de la tierra, piedra sobre piedra, los escudos sueñan con ser cuerpos, si se los pone en pie. Asombrarse ante una lápida. La muerte es piedra endurecida, no vasija que no contenga nada, ni abrevadero, si no ha sido vaciada previamente. Una lápida de cuatro vertientes, una sobre otra, a derecha e izquierda, y cuatro canales... No hay cuatro partes, ni cuatro pedazos, en todo caso, cuatro parcelas, que un rayo ha marcado en la majada. Sólo un centro en el cuadrado plano, y el plano que se abre en infinitas direcciones. Y estos dolores de descuartizamiento, que llegan hasta las raíces-venas y un llano futuro. Y la mirada cuarteada es , según dice Retana, una telilla en el ojo o una brizna de átomo o el polvo más diminuto del trigo (harina) o un rayo de sol Y cataratas en el último cuadrante, donde tanto las aguas como el cielo son acuosas, agua única, indisociable: agua azul, pura agua.