Erabiltzailearen balorazioa: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

 

liburuak11
 euskaraz1
NADIE tiene por qué escribir un libro,
ya lo dijo Bergson;
sólo vivir; acaso, recrearse.
Aun así, en la biblioteca de cualquier lejana aldea,
reclamando veneración,
hay más huecos que en los cementerios,
no vaya a resultar que reescribiendo lo escrito
el aislamiento resulte más dañino que la soledad.

 

Mudas palabras: nadie tiene por qué leerlas,
ni por qué desear que lo dicho regrese al regazo del silencio.
De aquello que se dijo, nadie perdurará para testificarlo.

 

Aun así, labrado quedó en pórtico o cementerio de cualquier aldea,
atrapado en la lazada del tiempo,
«las palabras escritas esperando que alguien las lea
son más volátiles que las plumas
que cubren nuestras carnes»